Los excesos de Navidad pueden pasar factura a tus ojos

Descuidar la salud durante las fiestas navideñas puede acarrear problemas a todo nuestro organismo, incluidos los ojos.

Cuando hablamos de las consecuencias que conllevan estos excesos navideños, nos centramos en hablar de la subida de peso y del aumento del riesgo de sufrir un accidente cardiovascular, pero nos olvidamos que también repercuten negativamente en otras partes del organismo, como son los ojos.

La subida de la tensión arterial, de los niveles de glucosa en sangre, el tabaquismo, el sedentarismo repercuten negativamente en nuestra salud visual.

Tanto el consumo de grasas, azúcares, alcohol y la falta de actividad física aumentan el riesgo de hipertensión arterial, problema bastante común en esta época del año.

En lo que se refiere a la salud ocular, el aumento de la presión arterial puede provocar visión borrosa en las primeras fases, pero si el problema no se controla los efectos puede ser más graves, e incluso causar una retinopatía hipertensiva.

Las arteriolas, es decir, los vasos sanguíneos que se ramifican de las arterias riegan de sangre a los ojos. A la retina llega una importante cantidad de sangre, por ello, cuando la presión arterial es muy elevada el ojo se resiente, y es que puede ocasionar hemorragias, dilatación de las arterias, y en el peor de los casos una inflamación en el nervio óptico, conocida como edema de papila, que indica que se ha producido un daño en dicho nervio.

Demasiada azúcar

Los dulces navideños se deben consumir con moderación, especialmente las personas que padecen diabetes. Cuando la diabetes no se trata adecuadamente ocasiona graves problemas de salud, desde la amputación de alguna extremidad, hasta la ceguera. De hecho, según la Federación de Diabéticos Españoles, el 16 por ciento de las personas ciegas en España lo son a causa de la diabetes; y es que esta enfermedad origina retinopatía diabética y edema macular diabéticos, dos de las principales causas de pérdida de visión en los países desarrollados. A su vez, un mal control de los niveles de glucosa en sangre puede causar: cambio de graduación, visión doble, opacidad del cristalino, glaucoma y alteración en la percepción de los colores.

Daños oculares provocados por el tabaco

El tabaquismo es uno de los hábitos más perjudiciales para nuestro organismo. Los agentes tóxicos que contiene el tabaco pueden originar, entre otros problemas:

  • Aceleración de la degeneración macular asociada a la edad (DMAE): el tabaquismo multiplica el riesgo de padecer esta enfermedad, algo que parece ser estar relacionado con el estrés oxidativo.
  • Daños en el nervio óptico: es lo que se conoce como ambliopía del tabaco-alcohol, que ocasiona pérdida de la agudeza visual.
  • Retinopatía diabética: las personas con diabetes que además fuman, presentan más posibilidades de padecer esta patología.
  • Cataratas: este problema es un 40 por ciento más frecuente entre los fumadores debido a que los agentes tóxicos provocan la pérdida de transparencia del cristalino.
  • Ojo seco: el humo del tabaco ocasiona esta alteración, incluso a los fumadores pasivos.

¿Necesita un especialista Oftalmólogo?
Dr. César Tejeda – Cirujano Oftalmólogo – Retinólogo.
Citas al 180 05 88 y 6691 064983

 

Fuente: CONSEJO GENERAL DE COLEGIOS DE ÓPTICOS-OPTOMETRISTAS DE ESPAÑA

Translate »
Abrir chat
1
Agendar Cita
Hola. Si deseas agendar una cita vía WhatsApp puedes hacerlo por aqui